«Hace 7 años me diagnosticaron positiva, sentí que mi vida estaba a punto de terminar y con ella mis sueños, mis ilusiones, mi proyecto de vida.»

Tardé 2 años para poder aceptar mi condición de salud, pero después de esos dos años perdidos en la ignorancia comencé a participar en un grupo de auto-apoyo para personas viviendo con VIH, eso me ayudó muchísimo.

Comencé a entender que los seres humanos tenemos una segunda oportunidad en la vida. Hoy cuento con el apoyo de mi familia, de mi comunidad y de algunas organizaciones que trabajan en el tema. Tengo muchos retos: que ni mis hijos ni otro miembro de mi familia salga infectado, que los jóvenes tengan mayor percepción de riesgo para no infectarse, que existan políticas claras que amparen y aseguren que las personas que vivimos con VIH no tengamos limitaciones y gocemos de nuestros derechos, que disminuya o desaparezca el estigma y la discriminación en el ámbito laboral y social, porque eso nos va permitir vivir con mayor dignidad y calidad de vida.

El VIH sida es una realidad que solo podemos evitar con información, educación y comunicación. Tú, Mujer, Hombre, Niño y Niña que estás leyendo mi vivencia: lo que más deseo es que tomes control de tus acciones y sobre todo que tomes en cuenta las medidas de prevención que existen para prevenir el VIH.

Hoy mi vida está llena de sueños, como mujer y como profesional. Me siento orgullosa del trabajo que realizo. Sigo siendo madre, amiga, hermana y mujer con derechos y deberes. Y trato en la medida de lo posible que mis actividades diarias contribuyan a disminuir la incidencia del VIH en mi comunidad, una forma de garantizar que mi mensaje no quede únicamente en un discurso bonito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *